La historia del Grafeno, un material “maravilloso”




grafeno_0

historia grafeno

El enlace químico y la estructura del grafeno se descubrieron durante la década de 1930, mientras que la estructura electrónica de bandas fue calculada por primera vez en 1949 por Russell Philip Wallance (1915-2006) físico, miembro de la Royal Society de Canadá y miembro de la Academia Nacional de Ciencias (India).

220px WallaceP.R.atMcGill  206x300 La historia del Grafeno, un material maravilloso

 

Aunque, la primera mención de la posibilidad de formar filamentos de carbono por descomposición térmica de hidrocarburos gaseosos fue descrita ya en 1889
Se le prestó muy poca atención al grafeno durante décadas se suponía  que era inestable y se pensaba que las fluctuaciones térmicas destruirían el orden del cristal .

En 1994 se le puso el nombre de grafeno oficialmente (monocapa de grafito).

Paso mucho tiempo, 2003 para ser exactos, asta que Andréy Gueim (1958) físico ruso de origen judío y su compañero Novoselov (1974) físico ingles de origen ruso, . Cogiera un bloque de grafito, un poco de cinta adhesiva y mucha, mucha paciencia y jugaran literalmente ablando ya que todo esto viene de un juego entre ellos siendo descubierto de casualidad sin llegar a pensar siquiera lo que realmente tenían

 La historia del Grafeno, un material maravilloso

En 2004 Geim publicó un articulo en el que anunciaba el logro de las hojas de grafeno titulado “Efecto de campo eléctrico de las películas de carbono de grosor atómico.
Tras 6 años de estudios de este maravilloso material fueron galardonados con el Premio Novell de Física 2010.

Su maravilloso descubrimiento fue alabado por toda la comunidad científica y aunque aun nos queda mucho camino se están haciendo avances muy interesantes  e importantes.

Cabe  recordar que el grafeno está formado por átomos de carbono. Podría decirse que el carbono es el elemento químico más fascinante de la tabla periódica. Es la base del ADN y, por tanto, de toda forma de vida sobre la Tierra, es el material base de los diamantes y también de los lápices. Ante esta diversidad de aplicaciones, es muy probable que todavía queden por descubrir multitud de usos, por ello, la gente ha empezado a soñar